Futuros financieros

Por futuros financieros se entiende el acuerdo alcanzado entre dos partes que establecen un precio a pagar por un producto en una fecha fijada en el futuro.

Ambos tienen la obligación de, llegada la fecha final del contrato, pagar y recibir el dinero pactado.

El producto con el que se comercia es el activo subyacente, en este caso, el IBEX 35 o el Nasdaq americano.

Futuros en índices bursátiles

Hay que tener en cuenta que los índices de las bolsas no ofrecen una perspectiva real de cómo se está comportando la economía en cada momento.

Solo son una forma de dar una idea de la situación general de las cuentas de las empresas más importantes de un país y las que mayores dividendos.

La base a partir de la que había que tomar referencia fue de 3.000 puntos.

Saber cual es la mejor forma para aprender a invertir en bolsa a corto plazo en estas circunstancias es muy difícil.

Estudiando bien el mercado en el que se mueve, si tiene una idea más o menos clara de que el precio de los activos va a incrementarse, lo mejor es comprar futuros, sino, venderlos.

Hay futuros sobre el mercado continuo y sus empresas cotizadas

En el caso de la compra, si el índice está por los 10.000 puntos, en el mercado de futuros y opciones financieras hay que multiplicar por diez el valor del futuro. Los fondos aquí al acecho.

Lo bueno de invertir de esta manera en el índice español es que, si se quiere liquidar el contrato al siguiente día, sin esperar a la fecha en la que se hace efectivo sí o sí, el acuerdo se puede hacer sin problemas.

Se puede invertir en bolsa de manera inteligente a través de este tipo de contratos.

Precios de referencia en los futuros financieros

Para que haya un precio de referencia con el que se obtienen los datos para calcular la liquidación cada día, hay que fijarse en el precio más alto de la compra y el de venta.

La diferencia entre los dos será el precio de liquidación diaria.

Se pueden hacer varias operaciones con los futuros analizándolos a través del análisis fundamental.

La primera es la operación de cobertura con la que se intenta adelantarse ante el riesgo de una pérdida.

Lo mejor en esta ocasión sería vender para beneficiarse antes de la caída del precio, y si es en el mismo día estaríamos haciendo Day Trading.

En cambio, la especulación de futuros pretende obtener ingresos de manera rápida y tratando de invertir la menor cantidad posible.

Algunas estrategias para invertir

La última de las principales estrategias es el arbitraje con el que se trata de adquirir valores en el mercado que resulten más baratos y que suponga venderlos de la forma más cara, para poder salir airosos de la operación y tener beneficios.

Aunque los futuros cuentan con la posibilidad de sacar provecho de los buenos y los malos momentos de la Bolsa, es decir, cuando los precios suben y bajan, invertir en estos productos no es una buena idea si no se tiene el conocimiento adecuado para entender el mecanismo.

Conocer los mejores sitios para invertir en oro nos sacará de muchos problemas en este tipo de operativas.

Otras opciones suelen ser invertir en madera de algún tipo escaso o quienes prefieren las inversiones más extravagantes, como el hecho de invertir en arte, muy demandado en épocas de crisis.