Invertir en África

Los inversores buscan nuevas vías de rentabilización de su dinero, a los mercados tradicionales se ha unido en los últimos años los países BRICS, los denominados emergentes.

Países como China, Brasil o Rusia donde sus cifras de crecimiento destacan por encima de Europa y Estados Unidos donde la crisis ha cortado las alas a las perspectivas positivas.

Inversores en África

Los grandes multimillonarios están poniendo su foco de atención en un continente hasta ahora casi olvidado, explotado por unos y denostado por otros, sobre todo para aquellos que no desean invertir en bolsa con Small Caps España.

África se erige como protagonista para quienes buscan inversiones rentables fuera de los mercados tradicionales, y es que el potencial del continente africano parece a todas luces, indiscutible.

Es cierto que en este continente se perpetúa la imagen de la pobreza extrema y del hambre en algunos de sus países, pero no es menos cierto que objetivamente su potencial de crecimiento es infinito. Prueba de ello, el aumento de las acciones en Operación Pública de Venta.

Las inversiones en diamantes

Se asocia África con los diamantes y el mercado del oro negro pero la realidad empieza a ser diferente.

Se recomienda aprender a invertir en bolsa antes de decidirse por África como destino.

En los primeros años del siglo XXI su crecimiento está asociado mayoritariamente a otros ámbitos y no al de los recursos de la naturaleza. (No llega al 25% el porcentaje de crecimiento directamente relacionado con estos mercados).

En algunos paises hay un crecimiento de personas que desean vivir del Day Trading como opción a escapar de la pobreza.

La realidad demuestra otra radiografía de un continente que lucha por salir de la extrema pobreza. En esa lucha radican las oportunidades para inversores que pueden encontrar en África un mercado todavía sin explotar.

Pero no se deben olvidar situaciones como el crack de 1929 al invertir en este continente en desarrollo.

Mantenernos alejados de una burbuja financiera es una opción inteligente para conservar nuestro capital.

El avance de la sociedad africana

Si India es uno de los países en vías de desarrollo que más llaman la atención por su potencial en las Penny Stocks.

En el continente africano hay mayor cantidad de población viviendo en las ciudades por lo que en un futuro no muy lejano comenzarán a cubrir necesidades (creadas o no, este sería otro debate) con la compra masiva de servicios que todavía no tienen.

África es un continente lleno de especulación.

La sociedad africana avanza a pasos agigantados y aunque todavía está muy lejos de tener una educación plena, la inversión en esta área crece de manera exponencial anualmente, al igual que su población, joven y ávida de nuevas experiencias.

Un continente interesante para los que quieren invertir en futuros financieros.

Riesgos de invertir en África

Es cierto que el riesgo de inversión en África está ahí por el contexto político turbulento que aún envuelve a buena parte del continente.

Pero bien gestionada, una inversión en el continente africano puede ser muy rentable de cara al largo plazo realizando un buen análisis fundamental.

Es difícil invertir directamente si no se conoce el mercado, lo mejor es entrar en África de manera indirecta, a través de fondos de inversión que tengan puesto el foco en el continente vecino y no hacerlo nunca con toda la partida de dinero destinada al ahorro.

Actualmente, en África nos encontramos con multitud de ofertas para invertir en bolsa por internet en países como Nigeria o Angola.

Es conveniente diversificar la inversión para no llevarse sustos. Y para encontrar los mejores lugares para invertir en África.

Los mejores sitios para invertir en África

Mozambique, El Cairo, o Cabo Verde tienen ya sus propios mercados de valores pero conviene ser muy conocedor de estos mercados para poder invertir directamente allí, sobre todo por la falta de liquidez a la hora de salir de esas posiciones. Incluso el fenómeno de la amnistía fiscal está muy ligada a ciertos países.

Lo más aconsejable es fijarse en empresas ligadas al ciclo y al consumo que tengan previsto contribuir al desarrollo de la economía africana donde, por cierto, ya más de la mitad de sus países son democracias, se han multiplicado por tres en treinta años.

Las posibilidades de la renta variable tampoco deben descuidarse.

África está en el punto de mira y su potencial de crecimiento es importante, de ella depende su futuro, de ella y de que el resto del mundo le deje crecer en libertad.