La Guia DEFINITIVA para INVERTIR EN BOLSA y vivir de ello

en 2018

La Guía MÁS COMPLETA que encontrarás en internet para poder generar ingresos pasivos invirtiendo en bolsa desde casa. Tanto para principiantes como para expertos que quieren invertir en bolsa.

La historia ha demostrado que invertir en acciones es una de las formas más fáciles y rentables de generar riqueza a largo plazo, bien sean acciones del Ibex 35 o del SP500. Con un puñado de notables excepciones, casi todos los miembros de la lista Forbes de las personas más ricas llegaron allí porque poseen un gran bloque de acciones de alguna o algunas empresas cotizadas en el mercado bursátil en su portafolio de inversión. Aunque seas un principiante en materia de inversión, esta guía para aprender a invertir en bolsa y en acciones te explicará qué son las acciones, cómo puedes ganar dinero con ellas y mucho más.

¿Alguna vez te has preguntado que son exactamente las acciones o por qué existen acciones en existencia? Esta introducción al mundo de la inversión en acciones te brindará respuestas a esas preguntas y te mostrará lo simple que realmente es el mercado de valores. Esta guía para aprender a invertir es la más importante que hayas leído si no entiendes lo que representan las acciones.

Además, no solo aprenderás en las siguientes lineas como invertir en bolsa, sino hacerlo de la forma correcta, midiendo de forma coherente los riesgos, gestionando de forma óptima el capital y tomando las decisiones con inteligencia.

A lo largo de gran parte de la historia moderna, la inversión en acciones ha sido una de las maneras más efectivas y eficientes para que las personas y las familias acumulen capital, acumulen riqueza y aumenten sus ingresos pasivos. Sin embargo, las acciones siguen siendo incomprendidas por la gran mayoría de la población (incluidos los que invierten), muchos de los cuales consideran que una parte del stock es una fuerza misteriosa que está más allá de la explicación racional; una serie de letras y números que fluctúan en un teletipo digital y hacen que los saldos de las cuentas de corretaje y jubilación suban y bajen sin ton ni son.

Pero la verdad es que una colección bien elegida de acciones, en particular como parte de una cartera de activos diversificados, puede liberarnos de la preocupación financiera, así como darnos la flexibilidad para perseguir nuestras pasiones en el tiempo libre. Esto es lo que necesita saber sobre invertir en acciones.

Invertir en acciones puede ser complicado. De hecho, es mejor tratar todas tus actividades de inversión como si fuese un negocio. En concreto, eso es lo que Benjamin Graham (mentor de Warren Buffett) recomendó.

Antes de comprar tu primera acción, debes dominar los conceptos básicos de la inversión en la bolsa. Esto no te convertirá en un gran inversor de la noche a la mañana, pero cuando comprendas los fundamentos de la inversión podrás aprender a invertir en acciones con confianza, que es el paso inicial para conversirse en un gran inversor.

Invertir en bolsa

¿Qué son las acciones?

En pocas palabras, una acción representa una propiedad legal en una empresa. Las empresas emiten acciones, por lo general en una de dos variedades: acciones comunes y acciones preferentes. Las acciones a veces se llaman indistintamente “valores” porque son un tipo de seguridad financiera, o “acciones”, porque representan la propiedad (capital) en una empresa.

Acciones comunes: estas son las acciones a las que todos se refieren cuando hablan de invertir. Las acciones ordinarias tienen derecho a su parte proporcional de las ganancias o pérdidas de una compañía. Los accionistas eligen al Consejo de Administración que (además de contratar y despedir al CEO) decida si retiene esas ganancias o devuelve algunas o todas esas ganancias a los accionistas en forma de un dividendo en efectivo: un cheque físico o un depósito electrónico que se envía a la cuenta de corretaje o de jubilación que posee la acción.

Acciones preferentes: los accionistas de acciones preferentes reciben un dividendo específico en momentos predeterminados. Este dividendo generalmente debe pagarse primero, antes de que las acciones ordinarias puedan recibir dividendos, y si la empresa quiebra, los accionistas preferidos superan a los accionistas comunes en términos de recuperar potencialmente su inversión de cualquier venta o recuperación lograda por la quiebra. Algunas acciones preferentes se pueden convertir en acciones ordinarias.

¿Cómo se crean las acciones y por qué existen?

Las acciones existen por varias razones, pero entre las más importantes se encuentran las siguientes:

  • Las acciones permiten a las empresas obtener capital (dinero) para convertir las buenas ideas en negocios viables. Sin capitalismo y mercados de capital que funcionen bien, la mayoría de las comodidades modernas que das por sentado no existirían o no estarían disponibles para ti.
  • Las acciones brindan un lugar para que los inversores obtengan retornos satisfactorios sobre el capital que podrían permitirles alcanzar sus metas financieras más rápidamente de lo que podrían hacerlo de otra manera.
  • Las acciones separan la propiedad de la administración, permitiendo que aquellos que no tienen interés, capacidad o tiempo para dirigir una empresa sigan participando económicamente y mediante el derecho de voto. Esto da como resultado una asignación de recursos más eficiente, incluido el capital humano.
  • El capital social en el balance general no tiene una fecha en la que debe pagarse, ni una tasa de dividendo garantizada. Esto significa que actúa como un colchón para los prestamistas de una empresa: saben que hay activos en el balance para absorber pérdidas antes de que tengan que intervenir y enviar a la empresa a la quiebra si no se pagan las deudas. Debido a este riesgo reducido, pueden ofrecer tasas de interés más bajas sobre el dinero que prestan al negocio.

Cómo funcionan las acciones

Imagina que quieres comenzar un comercio minorista con miembros de tu familia y amigos. Decides que necesitas 100.000 euros para iniciar el negocio y así formar una nueva empresa.

Divides la empresa en 1.000 acciones. Le asignas un precio a cada acción nueva de 100 euros. Si puedes vender todas las acciones a los miembros de tu familia y amigos, debes tener los 100.000 euros que necesitas (1.000 acciones x 100 euros de capital aportado por acción = 100.000 euros en efectivo recaudado para la compañía).

Si el comercio gana 50.000 euros después de impuestos durante su primer año, cada acción tendrá derecho a 1/1.000 de la ganancia. Tomas los 50.000 euros y lo divides entre 1.000, lo que resultaría en ganancias de 50 euros por acción (o BPA o Beneficio por acción, como a menudo se llama en el mundo bursátil). También puedes convocar una reunión de la Junta Directiva de la compañía y decidir si debes usar ese dinero para pagar dividendos, recomprar acciones o expandir la compañía mediante la reinversión en el propio negocio.

En algún momento, puedes decidir si quieres vender tus acciones del negocio familiar. Si la compañía es lo suficientemente grande, podrías tener una oferta pública de venta, o OPV , que te permita vender tus acciones en una bolsa de valores o en el mercado extrabursátil en una salida a la bolsa.

De hecho, eso es precisamente lo que sucede cuando compras o vendes acciones de una compañía a través de un corredor de bolsa. Le estás diciendo al mercado que estás interesado en adquirir o vender acciones de una determinada compañía, el mercado lo empareja con alguien dispuesto a tomar el otro lado del negocio, y se lleva honorarios y comisiones por hacerlo. Alternativamente, las acciones podrían emitirse para recaudar millones, o incluso miles de millones, de euros para la expansión. Para proporcionar una ilustración histórica del mundo real, cuando Sam Walton formó Wal-Mart Stores, Inc., la oferta pública de venta que resultó de vender acciones recientemente creadas en su compañía le dio suficiente efectivo para pagar la mayor parte de su deuda y financiar la expansión nacional de Wal-Mart por todo Estados Unidos.

Para usar otro ejemplo, hablemos de la cadena de restaurantes más grande del mundo, McDonald’s Corporation. Hace años, McDonald’s Corporation se había dividido en 1.079.186.614 acciones ordinarias. Durante un año de operación, la compañía obtuvo un ingreso neto de 4.176.452.196 dólares, por lo que la administración tomó esa ganancia y la dividió entre las acciones en circulación, lo que resultó en ganancias por acción de 3,87 dólares.

De eso, la Junta Directiva de la compañía votó a pagar 2,20 dólares en forma de dividendo en efectivo, dejando 1,67 dólares por acción para que la compañía se dedique a otras causas como la expansión, la reducción de deuda, la recompra de acciones o cualquier otra cosa que decidiera que era necesaria para producir un buen rendimiento a sus propietarios, los accionistas.

En ese momento, el precio de las acciones de McDonald’s eran de 61,66 dólares por acción. El mercado de valores era, y es, nada más que una subasta. Los hombres y mujeres individuales que trabajan para sí mismos y las instituciones están tomando decisiones con su propio dinero y el dinero de su institución en una subasta en tiempo real. Si alguien quisiera vender sus acciones de McDonald’s y no hubiera compradores a 61,66, el precio disminuye continuamente hasta que alguien más intervenga y coloque una orden de compra con su bróker. Si los inversores pensaban que McDonald’s iba a aumentar sus ganancias más rápido que otras compañías en relación con el precio que tenían que pagar por esa participación, lo más probable es que estuvieran dispuestos a subir el precio de las acciones.

A fecha de abril de 2017, el precio de las acciones de McDonald’s es de 140.87 dólares por acción. La razón por la cual los inversores han estado dispuestos a pagar más por ello es porque la administración ha hecho un buen trabajo aumentando las ganancias y aumentando los dividendos. Gracias a la introducción del desayuno durante todo el día y algunas otras iniciativas, el restaurante más grande del mundo gana 5,44 dólares por acción después de impuestos, no 3,87. Envía 3,76 dólares en dividendos en efectivo por acción a los propietarios, no 2,20. En la mayoría de los escenarios probabilísticos, sin importar lo que haga el mercado bursátil a corto plazo, ya sea que compre acciones de McDonald’s al precio que sea, la experiencia que tendrá como propietario estará ligada a las ganancias y cifras de dividendos, ausentes en algunas circunstancias extraordinarias.

¿Cómo un inversor gana dinero al ser dueño de acciones?

Si eres un accionista pasivo externo, solo hay tres formas en las que puedes sacar provecho de tu inversión en circunstancias normales. Puedes cobrar dividendos en efectivo que le corresponden por su parte de los beneficios generados por la compañía; puedes disfrutar de cualquier aumento en el valor intrínseco por acción; o puedes obtener una ganancia del cambio en la valoración aplicada a las ganancias de la empresa u otros activos. En conjunto, este concepto está representado por algo conocido como el rendimiento total de una inversión.

¿Cómo puede alguien invertir en acciones?

Una vez que hayas decidido que deseas poseer acciones, el siguiente paso es aprender cómo comenzar a comprarlas. Lo mejor es pensar que las acciones se adquieren a través de alguna de estás maneras:

  • Invertir a través de un plan de pensiones
  • Invertir a través de fondo de inversión
  • Invertir a través de una cuenta de corretaje gravable
  • Invertir a través de un plan de compra de acciones directo o un plan de reinversión de dividendos o cuenta de reinversión

La forma en que realmente adquiera las acciones dependerá de la cuenta a través de la cual realice la adquisición. Por ejemplo, en una cuenta de corretaje imponible, plan de pensiones o cuenta de reinversión, puedes hacer que tu corredor de bolsa compre acciones de la compañía o compañías que desee, siempre que la acción se cotice en bolsa y no en manos privadas. Es decir, podría decidir convertirse en propietario de The Coca-Cola Company al depositar específicamente dinero en efectivo y utilizar ese efectivo para completar una transacción. Por otro lado, muchos planes de jubilación, solo le permiten invertir en fondos mutuos o fondos indexados (fondos que replican un índice o índices macroeconómicos). Esos fondos de inversión y fondos indexados, a su vez, invierten en acciones, por lo que en realidad es solo un mecanismo intermediario; una estructura legal en el medio que mantiene tus acciones por ti tomando decisiones inteligentes y meditadas.

Esa decisión, ya sea para mantener acciones por si mismo o hacerlo a través de un intermediario, como un fondo indexado, es un tema mucho más amplio que tocaremos más adelante. La versión corta: mientras que los fondos indexados pueden ser grandes opciones de inversión en las circunstancias adecuadas para el inversor adecuado, no son un tipo de inversión flexible, ya que son una colección de acciones individuales seleccionadas por un gestor patrimonial. En lugar de elegir tu mismo las acciones, o contratar a un asesor financiero, está externalizando la tarea a un comité personas que trabajan para una institución. Son todas las acciones individuales. Eso es. Esa es la línea de fondo. No puedes alejarte de esa base según los principales activos de la economía.

En ese sentido, si decides seleccionar tus propias acciones, ¿cómo determinas cuáles son las que se incluyen en tu cartera?

Decidir qué acciones son interesantes para tu cartera

Determinar qué acciones deseas mantener en una cartera de inversiones dependerá de numerosos factores. Es un error común para los principiantes pensar que el objetivo de cualquier cartera de acciones dada es maximizar el rendimiento absoluto; en algunos casos, podría tratarse de lograr rendimientos satisfactorios al tiempo que se minimiza el riesgo, mientras que en otros casos podría tratarse de aumentar los ingresos en efectivo centrándose en valores con rendimiento superior al promedio, como las acciones de primer orden con buenos dividendos.

Como firme creyente de una filosofía conocida como inversión de valor, paso la mayor parte del día buscando empresas que tengan una o más de estás características:

  • Acciones de negocios que poseen una larga historia establecida de rentabilidad sostenida o creciente a lo largo de todo un ciclo comercial, que incluye al menos una recesión.
  • Las acciones de las empresas que tienen una administración amigable con los accionistas y una Junta Directiva dispuestas a devolver el exceso de capital a los propietarios a través de dividendos cada vez mayores y recompras de acciones. (Un programa de recompra de acciones es cuando una compañía compra sus propias acciones, reduciendo el total de acciones en circulación. Esto significa que las ganancias y pérdidas futuras se dividen entre menos acciones).
  • Acciones de negocios que tienen altos rendimientos en capital tangible (lo que significa que no se requiere mucha inversión en propiedades, planta y equipo, ni grandes cantidades de capital de trabajo restringido para generar ganancias).
  • Acciones de negocios que tienen algún tipo de ventaja competitiva significativa que hace que sea difícil para los competidores desbancar a las empresas.
  • Acciones de negocios que se cotizan a bajas relaciones p/e ajustadas cíclicamente, ratios PEG y/o relaciones PEG ajustadas por dividendos.

Luego observamos cómo las diferentes acciones encajan entre sí como parte de una cartera global. No es conveniente que todo tu dinero sea invertido en el sector bancario o industrial, por ejemplo. Más bien, deseas buscar formas de intentar compensar cosas como el riesgo correlacionado diversificando la cartera entre sectores diferentes de actividad.

¿Cuál es el objetivo final de invertir en acciones?

Los inversores sabios entienden que el final del juego para la mayoría de los propietarios de acciones es terminar con una colección de negocios maravillosos que arrojan grandes cantidades de dinero en efectivo que pueden usar para disfrutar de su vida. De hecho, iría tan lejos como para argumentar que una inversión verdaderamente grande en acciones no es una compañía que se compra a un precio y se vende rápidamente en otro, con la esperanza de una ganancia enorme en un corto período de tiempo; sino, más bien, uno que puedes comprar y luego sentarte durante más de 25 años, ya que las ganancias subyacentes por acción continúan creciendo hacia el cielo incluso cuando el precio de las acciones en sí es volátil.

Eso es precisamente lo que sucede cuando escuchas historias de personas como Anne Scheiber, una agente del IRS (la Agencia Tributaria de Estados Unidos) jubilada que acumula decenas de millones de dólares desde su casa al pasar su tiempo libre estudiando y analizando acciones, que luego adquirió y ocupó durante décadas. He realizado numerosos estudios de casos de estos millonarios secretos; un conserje llamado Ronald Read con su fortuna de 8 millones de dólares, Lewis David Zagor con una fortuna de 18 millones de dólares, Jack MacDonald con una fortuna de 188 millones. Una y otra vez, surge el mismo patrón: rara vez fue un caso de suerte. En cambio, a estas personas les encantaba pasar su tiempo libre encontrando negocios que querían adquirir, negocios que mucha gente consideraría aburridos, pero que tenían ventas reales con ganancias reales.

Y, lo que es más importante, estas no eran inversiones que los harían ricos de la noche a la mañana. Compraron las acciones y las mantuvieron durante años, dejando que el tiempo les cargue los bolsillos mientras se aseguran de no poner nunca demasiado de su patrimonio personal en una sola empresa. De esa forma, si uno o más fallan, la máquina de compuestos que construyeron siguió aumentando su valor intrínseco.

Es una sensación maravillosa. A través de las inversiones que hacemos mi familia y yo en los mercados financieros, indirectamente disfrutamos de los frutos de las compañías que tenemos vendiendo motores a reacción, pólizas de seguros, tabletas de chocolate, coches, café, té, refrescos, cacao en polvo, ascensores, escaleras mecánicas, helados, aceite industrial, gas natural, hipotecas, tarjetas de crédito, préstamos estudiantiles, calzado deportivo, parkings, whisky, vodka, turbinas eólicas, madera, anillos de diamantes, relojes, servicios logísticos y de transporte, especias, productos farmacéuticos y mucho, mucho más. A pesar de que es poco probable que me conozcas, difícilmente puedes vivir o trabajar en cualquier parte del mundo desarrollado sin poner dinero en mis bolsillos.

Ese es el poder de invertir en acciones a través de una estrategia de inversión.

Nota: las acciones específicas mencionadas aquí son solo para fines ilustrativos y no una recomendación para comprar o vender ningún valor específico. Debe hablar con sus propios asesores o bajo su propio riesgo para determinar si una inversión es adecuada para sus circunstancias individuales, según su tolerancia al riesgo, necesidades y preferencias.

¿Cómo encontrar acciones para construir un portafolio de inversión?

Las ideas de inversión pueden provenir de una variedad de fuentes. Desde una reunión de negocios hasta en la tienda de la esquina cuando compra el pan, con la mentalidad correcta, abundan las ideas de inversión. No importa si eres un nuevo inversor que acaba de comenzar a invertir por su cuenta o con una buena experiencia, muchos inversores están interesados ​​en seleccionar acciones comunes individuales para sus propias carteras, pero no están seguros de dónde comenzar su búsqueda para que sea una gran inversión.

Para ayudarte a comenzar, estos cuatro consejos son parte fundamental de nuestra guía sobre cómo invertir en bolsa y te ayudarán a encontrar cientos de ideas de inversión en tu propio entorno.

Idea de inversión 1: Las Guías de Small Cap, Mid Cap y Large Cap de Standard and Poors

Cada año, Standard and Poors publica tres guías financieras que contienen datos históricos sobre las compañías seleccionadas que conforman sus índices Small Cap, Mid Cap y Large Cap. Los informes son de dos páginas e incluyen el nombre completo de la compañía, símbolo de cotización, industria, información de contacto (incluidos números de teléfono y direcciones web), registros de dividendos, listado de directivos y resumen comercial. Un inversor estaría equivocado al seguir la recomendación de comprar, vender o mantener que S&P adjunta a cada uno de los informes, en lugar de mirar el crecimiento en las ganancias, los niveles de deuda y las tasas de rendimiento sobre el capital de los últimos años. Saca un cuaderno y escribe el nombre y el símbolo de todas las compañías que te parecen interesantes; tu lista de ideas de inversión probablemente revelará mucho sobre tu área de especialización y te dará un enfoque de inversión personalizado.

Llama a cada compañía y solicita información o su informe anual a través de su página web. En conjunto, las tres guías contienen información sobre 1.500 empresas, que brindan suficientes ideas de inversión para mantenerte ocupado durante un tiempo buscando oportunidades muy interesantes.

Idea de inversión 2: Explora The ValueLine Investment Survey

The ValueLine Investment Survey es una de las formas más convenientes de acceder a los datos y las cifras históricas de cientos de empresas en solo unos minutos.

Los inversores pueden comprar una suscripción en forma impresa o electrónica. Aunque tiene un coste de suscripción de 500 dólares, la información que contiene es de gran valor que será amortizada con creces a lo largo del tiempo si escoges las acciones adecuadas. Consulta los informes y copia en un cuaderno solo las empresas que cumplan con tus criterios de inversión.

Idea de inversión 3: Visita los centros comerciales, grandes almacenes y supermercados de tu localidad

Otra vez necesitaremos un cuaderno y bolígrafo para la siguiente investigación. Haz una lista de los productos de marca que encuentras cuando vas a hacer la compra o las tiendas donde compras habitualmente ropa, calzado, comida y otros servicios: productos como Colgate, Coca-Cola, Loreal, Nestle, Danone, Orbit, Duracell o tiendas como Zara, Media Markt, Ikea o Carrefour. Considera cada artículo o tienda como una posible idea de inversión. Mira detenidamente el producto e inspecciona el paquete para encontrar el nombre y la dirección del fabricante. Busca en internet, o llama al número proporcionado y pregunta si la empresa cotiza en bolsa (lo que significa que puedes comprar acciones en ella). Si es así, diles que deseas solicitar un informe anual. En la mayoría de los casos, te transferirán al departamento de relaciones con inversores. Proporciona tu nombre y dirección, y te enviarán una copia del informe sin coste. También pueden enviártelo por email.

Idea de inversión 4: Pregunta a tus familiares

Peter Lynch, uno de los mayores gestores de fondos mutuos de todos los tiempos, afirma que obtuvo varias de sus mejores ideas de inversión de su esposa e hijos.

En un caso, Lynch investigó una tienda de moda en particular después de que su hija renovó todo su armario con ropa de esa marca. En otro, Lynch compró acciones de Hanes, fabricante de los panties L’eggs, después de que su esposa llegara a casa con un par que compró en el supermercado.

Cómo invertir en acciones

Al igual que muchos nuevos inversores, has decidido invertir en una empresa y adquirir tus primeras acciones, pero tu conocimiento limitado te deja preguntándote cómo hacerlo realmente. ¡No te preocupes! Esta sección ha sido diseñada para ayudarte a aprender precisamente eso: cómo invertir en acciones. Para ser más específicos, para los inversores principiantes, esta página se creó para servir como una guía introductoria de inversión diseñada para resolver muchos de los elementos básicos antes de pasar a algunos de los temas más avanzados que he escrito más adelante.

La Guía Definitiva para Invertir en Bolsa y Vivir de Ello ofrece una completa selección de temas detallados, donde puedes aprender todo lo necesario sobre cómo invertir en bolsa.

Las cuatro principales formas de invertir dinero en acciones

Normalmente hay cuatro formas principales de invertir dinero en acciones:

  • Invertir a través de un plan de pensiones
  • Invertir a través de fondo de inversión
  • Invertir a través de una cuenta de corretaje gravable
  • Invertir a través de un plan de compra de acciones directo o un plan de reinversión de dividendos o cuenta de reinversión

Los cinco tipos de activos que podrías tener cuando inviertes

Generalmente, hay cinco tipos de activos que el inversor promedio es probable que posea a lo largo de su vida, ya sea que invierta o no en estos activos directamente o a través de una estructura mancomunada, como un fondo mutuo, un fondo indexado, un fondo cotizado en bolsa o fondo de cobertura:

Acciones ordinarias: cuando inviertes en acciones, adquieres una participación en una empresa operativa real, junto con su parte de las ganancias netas y los dividendos resultantes producidos por la empresa. Aunque no tienes que invertir en acciones para hacerte rico, durante los últimos 150 años, las acciones han sido la clase de activos de mayor retorno y que han producido la mayor rentabilidad.
Acciones preferentes: las acciones preferentes son acciones especiales que a menudo pagan dividendos más altos pero que tienen una ventaja limitada.
Bonos: cuando prestas dinero a un país, municipio, empresa u otra institución, compras bonos como bonos corporativos, bonos municipales, bonos de ahorro, bonos del Tesoro, etc.
Depósitos bancarios: los depósitos bancarios son inversiones muy líquidas que están diseñadas para proteger su poder adquisitivo. Se consideran un equivalente en efectivo. Hay dos variedades, cuentas de ahorro y depósitos a plazo. También hay al menos otras cinco alternativas a los depósitos bancarios.
Sociedades Cotizadas de Inversión Inmobiliaria (SOCIMI): las SOCIMIS son un tipo especial de designación de empresa que no pagan impuesto de sociedades y tienen un gravamen del 19% de dividendos repartidos. Se obliga a invertir al menos el 80% del capital en activos urbanos (pisos, locales comerciales u oficinas), a mantener los activos durante tres años y a repartir dividendos (80% de los beneficios por rentas de alquiler y 50% de beneficios por venta de activos). El resto de beneficios deben reinvertirse en otros inmuebles en un periodo máximo de tres años.

La importancia de la investigación cuando se invierte en acciones

Al investigar una inversión, normalmente hay cinco documentos que quieres tener en tus manos para poder analizar el mérito relativo de una acción potencial. Estos documentos, que no deberías tener problemas para encontrar, son:

El Informe Financiero Anual: esta es la presentación anual ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y es probablemente el documento de investigación más importante disponible para los inversores sobre una compañía.
La Información Financiera Trimestral: esta es la versión trimestral del Informe Financiero Anual.
El Reglamento del Consejo: se incluye información sobre el Consejo de Administración, así como sobre la compensación de la administración y las propuestas de los accionistas.
El informe anual más reciente: mientras lee el informe anual, querrá prestar especial atención a la carta del Presidente, CEO y, a veces, CFO u otros altos directivos para ver cómo ven el negocio. No todos los informes anuales se crean por igual. En general, se considera que lo mejor para valorar el negocio es el escrito por Warren Buffett en Berkshire Hathaway, que puede descargar de forma gratuita en el sitio corporativo de la compañía.
Las estadísticas de los últimos 5 o 10 años: varias empresas de investigación de inversiones preparan este tipo de información en formatos fáciles de digerir, principalmente por una tarifa de suscripción. Algunos de los principales centros de investigación y productos son Morningstar, The ValueLine Investment Survey, Standard and Poor’s y Moody’s.

Los tres estados financieros necesarios para invertir en acciones

Antes de comprar una participación en una compañía invirtiendo en sus acciones, es vital que examine de cerca los siguientes tres estados financieros:

  • El estado de resultados.
  • El balance general.
  • El estado de flujo de efectivo.

Los tres estados financieros funcionan en conjunto y se refuerzan mutuamente: no puedes estudiarlos aisladamente o te encontrarás tomando decisiones basadas en datos parciales; un error que puede ser costoso, especialmente cuando decides invertir en acciones en lugar de un producto financiero con mayor seguridad, como los bonos.

¿Por qué los precios de las acciones fluctúan?

Hay muchos factores pueden hacer que el precio de una acción aumente o disminuya, desde noticias específicas sobre las ganancias de una compañía hasta un cambio en el sentimiento de los inversores sobre la bolsa en general.

Noticias y rendimiento de la compañía

Estos son algunos de los factores específicos de una empresa que pueden afectar el precio de las acciones:

  • comunicados de prensa sobre ganancias y pérdidas, y ganancias futuras estimadas
  • anuncio de dividendos
  • introducción de un nuevo producto o retiro de un producto
  • firma de un nuevo contrato importante para la empresa
  • despidos de empleados o EREs
  • adquisición anticipada o fusión
  • un cambio de gestión
  • errores contables o escándalos

Rendimiento de la industria

A menudo, el precio de las acciones de las empresas en la misma industria se moverán en un tándem entre sí. Esto se debe a que las condiciones del mercado generalmente afectan a las empresas de la misma industria de la misma manera. Pero a veces, el precio de las acciones de una empresa se beneficiarán de una mala noticia sobre su competidor si las compañías compiten por el mismo mercado.

Sentimiento del inversor

La confianza o sentimiento del inversor pueden hacer que el mercado suba o baje, lo que puede hacer que los precios de las acciones aumenten o disminuyan. La dirección general que toma la bolsa de valores puede afectar el valor de una acción:

mercado alcista: un mercado bursátil fuerte donde los precios de las acciones están subiendo y la confianza de los inversores está creciendo. A menudo está vinculado a la recuperación económica o al auge económico, así como al optimismo de los inversores.
mercado bajista: los precios caen y la confianza de los inversores se desvanece. A menudo sucede cuando una economía está en recesión y el desempleo es alto.

Factores económicos

Hay diversos factores económicos que pueden afectar a los precios de las acciones en el mercado bursátil:

Tasas de interés

El Banco Central Europeo o la Reserva Federal de Estados Unidos pueden subir o bajar las tasas de interés para estabilizar o estimular la economía. Esto se conoce como política monetaria. Si una empresa pide dinero prestado para expandir y mejorar su negocio, tener tasas de interés más altas afectarán al costo de su deuda. Esto puede reducir las ganancias de la empresa y los dividendos pagados a los accionistas. Como resultado, su precio puede caer. Y, en tiempos de tasas de interés más altas, las inversiones que pagan interés tienden a ser más atractivas para los inversores que las acciones.

Perspectiva económica

Si parece que la economía va a crecer en un futuro próximo, los precios de las acciones pueden subir. Los inversores pueden comprar más acciones pensando que verán ganancias futuras y precios de las acciones más altos. Si las perspectivas económicas son inciertas, los inversores pueden reducir sus compras o comenzar a vender.

Inflación

La inflación significa precios de consumo más altos. Esto a menudo ralentiza las ventas y reduce las ganancias. Los precios más altos también a menudo conducirán a tasas de interés más altas. Por ejemplo, el Banco Central Europeo puede elevar las tasas de interés para desacelerar la inflación. Estos cambios tenderán a bajar los precios de las acciones. Sin embargo, los productos básicos pueden mejorar con la inflación, por lo que sus precios pueden subir.

Deflación

La caída de los precios tiende a significar menores ganancias para las empresas y una menor actividad económica. Los precios de las acciones pueden bajar, y los inversores pueden comenzar a vender sus acciones y pasar a inversiones de renta fija como los bonos. Las tasas de interés pueden reducirse para alentar a las personas a pedir prestado más. El objetivo es aumentar el gasto y la actividad económica. La Gran Depresión (1929-1939) fue uno de los peores períodos de deflación que ha habido en toda la historia.

Choques económicos y políticos

Los cambios en todo el mundo pueden afectar tanto a la economía como a los precios de las acciones. Por ejemplo, un aumento en los costos de energía puede conducir a menores ventas, menores ganancias y precios más bajos de las acciones. Un acto de terrorismo también puede conducir a una desaceleración de la actividad económica y una caída en los precios de las acciones.

Cambios en la política económica

Si un nuevo gobierno entra en el poder, puede decidir hacer nuevas políticas. A veces, estos cambios pueden verse como buenos para los negocios, y a veces no. Pueden provocar cambios en la inflación y las tasas de interés, lo que a su vez puede afectar a los precios de las acciones.

El valor del dólar y el euro

Muchas empresas venden productos a compradores en otros países. Si una moneda aumenta su valor, sus clientes deberán gastar más para comprar productos importados. Esto puede reducir las ventas, lo que a su vez puede generar precios de acciones más bajos. Cuando cae el precio de una moneda, hace que sea más barato para otros comprar los productos. Esto puede hacer que suban los precios de las acciones al obtener esa empresa mayores ganancias a medio plazo.

Cómo calcular la capitalización bursátil y por qué es importante

Las acciones representan la propiedad en las compañías en diferentes tamaños. Comprender la relación entre el tamaño de la empresa, el potencial de rentabilidad y el riesgo es crucial si estás creando una estrategia de inversión a largo plazo. Con este conocimiento, estarás mejor preparado para crear una cartera de acciones equilibrada que comprenda una combinación de límites de mercado.

Cómo calcular el tamaño de una empresa cotizada

Por lo general, las empresas se clasifican en uno de estos tres grandes grupos en función de su tamaño: gran capitalización (Large Cap), capitalización media (Mid Cap) y capitalización pequeña (Small Cap). Cap es la abreviatura en inglés de capitalización bursátil, que es el valor de una empresa en el mercado abierto.
Las definiciones de límites de mercado pueden variar, por lo que las siguientes pautas están generalizadas.

Large Cap: valor de mercado de 10.000 millones o más; generalmente empresas con amplia trayectoria dentro de industrias establecidas. También son conocidas como Blue Chips.
Mid Cap: valor de mercado entre 3.000 millones y 10.000 millones; típicamente empresas establecidas en industrias que experimentan o esperan experimentar un rápido crecimiento.
Small Cap: valor de mercado de 3.000 millones o menos; tienden a ser empresas jóvenes que sirven nichos de mercado o industrias emergentes.

Para calcular la capitalización de mercado de una empresa, multiplique el precio actual de sus acciones por el número total de acciones en circulación. Por ejemplo, si una empresa emite un millón de acciones con acciones a 50 dólares cada una, su capitalización bursátil es de 50 millones de dólares (50 dólares por 1.000,000 de acciones).

Evaluar el riesgo y el potencial de recompensa

En general, la capitalización de mercado corresponde a la etapa de desarrollo empresarial de una empresa. Por lo general, las inversiones en acciones de gran capitalización se consideran más conservadoras que las inversiones en acciones de pequeña capitalización o de mediana capitalización, lo que puede suponer menos riesgo a cambio de un potencial de crecimiento menos agresivo. A su vez, las acciones de mediana capitalización generalmente caen entre las grandes capitalizaciones y las pequeñas capitalizaciones en el espectro riesgo-rendimiento.

¿Por qué se comportan así? Las empresas de mediana capitalización pueden estar en el proceso de aumentar la cuota de mercado y mejorar la competitividad general. Es probable que esta etapa de crecimiento determine si una empresa finalmente alcanza su máximo potencial. Por lo tanto, los Mid Caps pueden ofrecer más potencial de crecimiento que los de gran capitalización. (ver nota final)

Los recursos relativamente limitados de las compañías de pequeña capitalización pueden hacer que sus acciones sean más susceptibles a una recesión económica o empresarial, y también podrían ser vulnerables a la intensa competencia e incertidumbre de los mercados no procesados. Por otro lado, las acciones de pequeña capitalización pueden ofrecer un potencial de crecimiento significativo para los inversores a largo plazo que pueden tolerar oscilaciones volátiles del precio de las acciones en el corto plazo. (ver nota final)

Un método estándar para medir el rendimiento de una inversión es medir sus rendimientos frente a los de un índice que representa inversiones similares. Al igual que con las acciones, los índices son presentados en todos los tamaños y formas. El Standard & Poor’s (S&P) 500 es el criterio más conocido para las acciones de gran capitalización. Como su nombre lo indica, los índices S&P MidCap 400 y S&P SmallCap 600 representan acciones de mediana y baja capitalización, respectivamente. El Russell 2000 es otro índice prominente para las acciones de pequeña capitalización.

Seleccionando la combinación correcta de acciones según capitalización bursátil

Entonces, ¿qué tiene que ver el tamaño de una empresa con su estrategia de inversión? Bastante. Con el tiempo, las acciones de gran capitalización, capitalización mediana y capitalización pequeña se turnaran para liderar el mercado, ya que cada una puede verse afectada de manera diferente por el mercado o la evolución económica. Es por eso que muchos inversores se diversifican, manteniendo una combinación de límites de mercado en sus carteras. Cuando las grandes capitalizaciones están disminuyendo en valor, las Mid Caps y las Small Caps pueden estar subiendo y podrían ayudar a compensar las pérdidas.

Para construir una cartera con una combinación adecuada de acciones de pequeña capitalización, capitalización mediana y capitalización grande, deberá evaluar sus objetivos financieros, tolerancia al riesgo y horizonte temporal. Una cartera diversificada que contenga una variedad de límites de mercado puede ayudar a reducir el riesgo de inversión en cualquier área y respaldar la búsqueda de sus objetivos financieros a largo plazo.

Tenga en cuenta que la diversificación no elimina el riesgo ni el riesgo de pérdida potencial.

Nota final: Las acciones de empresas de mediana y pequeña capitalización conllevan riesgos especiales, incluida la posible falta de liquidez y una mayor volatilidad de los precios que las acciones de empresas más grandes y establecidas.

¿Qué es un split o una división de acciones?

Es posible que haya leído sobre las divisiones bursátiles en las noticias, también conocidos como splits. Las empresas grandes y exitosas a veces dividen sus acciones en múltiples ocasiones. Pero, ¿qué significa realmente una división de acciones sobre la compañía y qué significa para los accionistas? Si recibes noticias de que una empresa cuyas acciones posees está dividiendo sus acciones y no sabes que significa, no te preocupes. Ahora mismo te lo explico perfectamente.

Definición de split o división de acciones

Una división de acciones o split reduce el precio de las acciones sin diluir los intereses de propiedad de los accionistas. Veamos, por ejemplo, una división de 2 por 1. Un accionista pasaría de poseer, digamos, 200 acciones de 50 dólares a poseer 400 acciones de 25 dólares. Si te fijas, el valor total de las acciones es el mismo. El accionista no está perdiendo dinero y no está perdiendo participación de mercado en relación con otros accionistas. Si las acciones pagan dividendos, los dividendos por acción disminuirán en la misma proporción que el precio, pero los dividendos totales obtenidos no se verán afectados. Es por eso que, desde la perspectiva de un accionista, una división de acciones no es nada de lo que preocuparse.

¿Por qué las empresas dividen las acciones?

Existen varias razones por las que una empresa puede decidir realizar un split. Por un lado, una división de acciones reduce los precios, lo que puede reintroducir algo de liquidez en el mercado para las acciones de la compañía. Anunciar una división de acciones es una señal para el mercado de que la compañía está haciendo lo suficiente para que sus acciones se hayan vuelto caras. Es un signo de fortaleza. Pero también ayuda a las empresas altamente valoradas a competir con otras empresas de la misma industria cuyas acciones son más asequibles.

Debido a que las acciones son menos costosas después de la división, la compañía tiene una mejor oportunidad de atraer nuevos compradores a un precio más accesible para los pequeños inversores. Las grandes y exitosas compañías pueden dividir sus acciones varias veces. Eso aumenta el número de acciones en circulación y permite que más inversores participen de la acción.

¿Es bueno que haya un slip sobre las acciones de una compañía?

Es importante saber que una división de acciones no es necesariamente una señal de que la compañía continuará funcionando bien o que las acciones de la compañía serán cada vez más valiosas en el futuro.

Rendimientos pasados no aseguran rendimientos furutos. El hecho de que los precios de las acciones de una empresa hayan subido lo suficiente como para que la empresa pueda dividir sus acciones no significa que el crecimiento de los precios continuará. Esa es una de las quimeras de la inversión: es difícil (algunos dicen imposible) vencer al mercado. Incluso los fondos administrados profesionalmente tienden a tener un rendimiento inferior a los fondos que replican a un índice.

Además, es importante que los inversores recuerden que, si bien poseen más acciones después de una división de acciones, el valor total de sus tenencias seguirá siendo el mismo. El valor de la compañía también se mantendrá sin cambios.

¿Qué es una división inversa de acciones o un contraslip?

Una división de acciones inversa o contraslipt hace lo contrario de lo que hace una división de acciones ordinarias. En una división de acciones inversas, una empresa reduce el número de acciones, lo que aumenta el precio de cada acción. Puede pasar de tener 10.000 acciones a ser dueño de 1.000 (después de una división de 1 por 10), pero el valor de sus acciones seguirá siendo el mismo. ¿Por qué? Porque al igual que una división de acciones ordinaria, una división de acciones inversas no cambia las proporciones de propiedad y no afecta el valor proporcional de los pagos de dividendos.

Entonces, ¿por qué una empresa consolidaría sus acciones con una división de acciones inversa? Al aumentar los precios de las acciones, una división de acciones inversas puede ayudar a una empresa a cumplir con los requisitos para operar en un mercado importante (por ejemplo el NYSE, el Nasdaq o el Mercado Continuo Español). Si los precios de las acciones bajan demasiado, una empresa podría ser expulsada de un mercado y perder acceso a los inversores o tener que recurrir a mercados secundarios como el MAB o Mercado Alternativo Bursátil, donde hay una menor exposición a nuevos inversores. Una división de acciones inversas eleva los precios de las acciones, lo que ayuda a que la empresa permanezca en la lista.

Además, una compañía puede pensar que los precios de sus acciones son demasiado bajos para atraer nuevos inversores. Así como una Large Cap puede sentir que los precios de sus acciones son demasiado altos para atraer inversores, una Mid Cap o Small Cap puede sentir que sus precios de acciones son demasiado bajos, provocando rechazo a potenciales inversionistas que pueden pensar que no vale la pena invertir en la compañía.

Todo lo que necesita saber sobre los dividendos en acciones

Los dividendos son un método de distribución de las ganancias de una compañía a los accionistas. Estos dividendos pueden tomar una de varias formas.

Tipos de dividendos

Dividendos en acciones: la asignación de acciones adicionales a las acciones existentes de un accionista. Se crean y distribuyen nuevas acciones a los accionistas como un porcentaje de sus tenencias actuales. Si bien tienes más acciones ahora, el precio se diluye por el suministro adicional de acciones.

Un ejemplo simple: una compañía tiene 10.000 acciones en total a 50 euros por acción, por lo que tiene 500.000 euros en valor total de acciones (también conocido como capitalización bursátil). Si posees el 1% de las acciones de esa compañía, tienes 100 acciones con un valor de mercado de 5.000 euros. Si la compañía emite un dividendo en acciones del 10%, imprimen 1.000 acciones adicionales. El valor actual se divide entre 11.000 acciones, a un precio de 45,45 euros por acción. Se te emite tu porción del 1% (10 acciones nuevas), y ahora tienes 110 acciones a 45,45 euros por acción por el mismo valor de mercado de 5.000 euros. (Sin embargo, si el precio de la compañía estuviera en una trayectoria ascendente, el aumento de los precios de las acciones multiplicado por una mayor cantidad de acciones resultaría beneficioso).

Dividendos en efectivo: un pago en efectivo a los accionistas como porcentaje de tus tenencias. Los pagos pueden ser en efectivo, o pueden reinvertirse en acciones a través de un plan de reinversión de dividendos, donde los dividendos se utilizan automáticamente para comprar más acciones al precio actual. Puedes elegir reinvertir todo o parte de un dividendo en efectivo.

Dividendos de propiedad o dividendos pagados en bienes: cualquier cosa, desde acciones en una compañía subsidiaria hasta bienes físicos como el producto de la compañía. No comúnmente utilizado.

Dividendos especiales: generalmente una distribución única de un evento significativo, por ejemplo, la liquidación de un activo importante o la venta de una subsidiaria. Esto puede clasificarse como “devolución de capital” (como si se devolviera capital de la inversión original), con una clasificación tributaria diferente.

La mayoría de los dividendos están sujetos a un impuesto a la renta ordinaria. Algunas formas de dividendos calificados están sujetas a tasas impositivas más bajas. Consulta con un asesor fiscal para determinar el estado impositivo correcto de tus dividendos.

Calendario de dividendos

Hay cuatro fechas importantes con respecto a los dividendos:

Fecha de declaración: la fecha en la que el Consejo de Administración establece el importe y el calendario del próximo dividendo. La responsabilidad se ingresa en los libros, y las otras fechas importantes se anuncian.

Fecha de registro: cuando se verifica la propiedad de las acciones (en otras palabras, quién recibe los dividendos).

Fecha ex-dividendo: la fecha tres días antes de la fecha de registro. Las transacciones pueden tardar hasta tres días en liquidarse. Durante el período entre el ex dividendo y el dividendo, las acciones se venden “sin dividendo” (el precio puede ser reducido por el monto del dividendo) y el dividendo se paga al vendedor. En general, es preferible comprar acciones antes de la fecha ex-dividendo (y de manera similar, mejor vender después).

Fecha de pago: cuando los pagos se realizan por cualquier medio que haya elegido cada accionista.

Cómo elegir acciones según sus dividendos

No todas las compañías pagan dividendos (Apple fue conocida por no hacerlo cuando Steve Jobs dirigió la compañía), y no todas las compañías que pagan dividendos son necesariamente una buena inversión. Para obtener un flujo de ingresos seguro de los dividendos, es mejor invertir en acciones de gran capitalización bursátil con un historial comprobado de pago de dividendos.

Buenos números para comparar son:

Proporción de pago de dividendos: el porcentaje del ingreso neto pagado como dividendo. Este es un indicador útil de crecimiento o estabilidad de una empresa. ¿Cuánto de sus ingresos retienen, y cuál es la razón probable de por qué?

Rendimiento del dividendo: dividendo anual que se divide entre el precio por acción. Un mayor ingreso de dividendos no es necesariamente preferible. Un mayor rendimiento de dividendos significa que la acción paga un mayor porcentaje de su valor como dividendo, por lo tanto, es un mejor rendimiento para su inversión.

Mirar el historial de dividendos del pasado es útil, pero ten cuidado con los retrasos en los malos resultados económicos y el efecto en los libros. Puedes comprar una acción esperando un dividendo que nunca llega porque el Consejo de Administración está reteniendo efectivo para tiempos difíciles o un evento importante como una adquisición.

En resumen: al considerar el impacto de los dividendos en la selección de acciones, evalúa las proporciones de pago, el rendimiento de dividendos y el historial de dividendos. También debe controlar las fechas importantes de los dividendos para asegurarnos de comprar acciones en el momento adecuado.

¿Qué son las acciones de Blue Chip y por qué deberías invertir en ellas?

Las acciones de Blue Chip son compañías de renombre nacional, grandes y financieramente sólidas. Estas son empresas con una larga historia de productos o servicios de calidad y que tienen la capacidad de mantener el liderazgo o una participación sustancial en el mercado en sus respectivas industrias. También se sabe que los blue chips son resistentes a las recesiones económicas, los desafíos y otras fuerzas y logran proporcionar un crecimiento constante incluso en las difíciles condiciones del mercado.

Origen del término Blue Chip

El término ‘blue chip’ se deriva de un juego llamado ‘poker’, donde hay diferentes fichas de apuestas (o chips) que son de color blanco, rojo y azul. Cada chip tiene un valor diferente, por ejemplo, un chip blanco vale 1$, el rojo por lo general vale 5$ y la azul 10$. Los chips azules tienen un mayor valor.

Resistencia a recesiones económicas

Este punto ha sido enfatizado muchas veces. Pero recuerde que solo aquellos blue chips que se encuentran en sectores defensivos (farmacéuticos, bienes de consumo, atención médica, etc.) pueden exhibir esta característica.

¿Por que es esto entonces? Estos son los sectores que atienden las necesidades básicas de consumo de la economía, que pueden no desacelerarse significativamente incluso durante situaciones de crisis. Por ejemplo, durante la crisis de Lehman Brothers a fines de 2008, la mayoría de las existencias de bienes de gran consumo (que bajaron inicialmente) gradualmente comenzaron a moverse hacia el norte en contra de la tendencia del mercado. ¿Por qué? Porque los inversores y los analistas tenían más fe en los FMCG y las existencias de productos farmacéuticos, en comparación con otros sectores.

Deudas bajas o poco apalancamiento financiero

El apalancamiento es la estrategia de usar más dinero prestado para generar mayores rendimientos del negocio. ¿Esta bien? Sí, siempre que los retornos comerciales sean significativamente más altos que el costo del préstamo. De lo contrario, la compañía pagará un servicio de deuda más alto que sus ingresos y erosionará su balance general.

En términos simples, es como pedir prestado demasiado en su tarjeta de crédito, para descubrir que los pagos de su tarjeta de crédito exceden sus ingresos. Aunque la deuda es necesaria para cualquier negocio, demasiada deuda puede erosionar los beneficios y hacer que la empresa sea insolvente.

La belleza de los blue chips es su sólida base de capital y balance general. La mayoría de ellos no requieren deudas dado que tienen promotores fuertes, así como fuertes reservas y flujos de efectivo para atender su capital de trabajo y sus necesidades futuras.

En los casos en que requieren deuda, pueden recaudar fondos a través de obligaciones o emisiones de bonos o préstamos de los bancos. Los chips azules tienen la ventaja de obtener préstamos a un costo menor en comparación con compañías más pequeñas o más nuevas. La mayoría de los bancos / instituciones financieras se sienten cómodos y están más dispuestos a prestar a blue chips.

Nota importante: Invertir en bolsa es una actividad que conlleva un riesgo elevado para el inversor principiante. Hay altas probabilidades de que pierda dinero si es la primera vez que inviertes en los mercados financieros. Muchos brókers ofrecen inversiones con un elevado apalancamiento financiero, como el forex, los CFDs o los futuros, los cuales se puede perder incluso más dinero que el capital inicial. No inviertas dinero que no estés dispuesto a perder y que necesites para vivir.